BREVE HISTORIA DE LA MONEDA DE COBRE EN JAPÓN.

 

Introducción.

 

Este documento describe la historia de las monedas de cobre japonesas moldeadas entre los siglos VII y XIX presentando objetos de la colección del Museo de la Moneda del Banco de Japón.

La influencia del sistema cultural y social chino ejerció un tremendo impacto en el Este de Asia durante muchísimo tiempo. Como resultado, los sistemas monetarios en este área poseen características comunes que reflejan la fuerza de dicha influencia.

Los sistemas monetarios esteasiáticos tenían características distintas a los del Mundo Occidental. Las monedas del Este de Asia eran moldeadas en cobre, mientras que las monedas occidentadas eran acuñadas presionando y estampando metales preciosos como la plata y el oro. Los países esteasiáticos adoptaron una unidad monetaria común, el “mon”, mientras que las unidades monetarias de las monedas occidentales diferían de país a país, además, estas primeras poseían una forma común redondeada con un agujero cuadrado en su centro, mientras que estas últimas poseían imágenes o retratos en sus caras.

El sistema monetario japonés basado en monedas de cobre fue desarrollado en una estrecha relación con China y otros países esteasiáticos hasta el siglo XVI. Fue en el siglo XVII cuando Japón estableció su sistema único nacional monetario, también llamado “sistema monetario trimetálico” , comprendiendo monedas de oro, plata y cobre. De entre los tres sistemas monetarios metálicos, las monedas de cobre se convirtieron en la unidad principal de los pagos diarios de pequeña denominación. Este sistema monetario fue bien gestionado bajo la política de aislamiento nacional hasta la apertura de los puertos japoneses a los países extranjeros en la década de 1850. En 1871, el gobierno nacional decidió occidentalizar el sistema monetario introduciendo una nueva unidad monetaria llamada “yen”.

 

  Monedas de Cobra Japonesas entre los siglos VIII – X.


 Hace alrededor de 1300 años, los emperadores japoneses introdujeron activamente la cultura y sistema social chinos para incrementar su poder político. En consonancia con esta política, importaron el sistema monetario y las técnicas de acuñado de China. El Fuhon-Sen es la moneda oficialmente acuñada más antigua, desenterrada en la localidad de Fujiwara-Kyo, que fue capital imperial del 694 al 710. Otra moneda oficialmente acuñada, el Wado Kaichin, fue elaborada en el 708. Estas monedas fueron modeladas a partir de una moneda china, el Kai Yuan Tong Bao, que fue realizada en el 621 por la Dinastía Tang (618-907).

La introducción de monedas oficial de estilo chino en Japón fue el símbolo del poder imperial. En aquel momento, varios artistas foráneos inmigraron a Japón para introducir la cultura y tecnología chinas a través de la península de Corea. Estos artesanos trabajaron en las antiguas acuñaduras de monedas, y es por eso que el tamaño y la forma de las monedas japonesas es tan similar al de las monedas chinas.

El Wado Kaichin fue  desarrollado con el propósito de elevar los fondos para construir el palacio capital. El valor facial de esta moneda (un “mon”) fue marcado más alto que el valor del material de cobre, para que el gobierno pudiera ganar señorazgo.

Durante los 250 años siguientes continuó la acuñadura del Wado Kaichin, once tipos de monedas de cobre fueron establecidos como un suplemento a las finanzas nacionales. A este tipo de monedas se las nombró colectivamente como “Kocho-sen”. “Kocho” significa gobierno imperial, y “sen” significa moneda de cobre.

Por culpa de que el gobierno fue reduciendo el contenido de cobre de las monedas según se fueron reacuñando, la calidad de estas mismas se fue deteriorando gradualmente. Al mismo tiempo, el gobierno sufrió una oleada de falsificación descontrolada, lo que provocó que la gente comenzara a evitar el uso de las monedas devaluadas como medio de cambio. La acuñación de Kocho-sen fue finalmente suspendida al final del siglo X. En vez de las monedas, las comodidades como el arroz o las prendas de seda se convirtieron en el principal sistema de pago.


-La primera de estas tres monedas representa un Fuhon-Sen (富本銭) desenterrado en 1999. Esta moneda porta 2 caracteres chinos, “Fu” (: riqueza) y “hon” (: procedencia) flanqueados por 2 patrones gemelos de siete estrellas. El nombre de esta moneda probablemente provenga del proverbio chino que dice que la riqueza de todo el mundo siempre se basa en dinero y comida.

-La segunda moneda muestra un Wado Kaichin (和同開珎) que porta cuatro caracteres chinos que fueron modelados después del Kai Yuan Tong Bao (開元通宝). El gobierno emitió dos tipos de Wado Kaichin, uno hecho de plata y otro hecho de cobre, pero la acuñación del de plata pronto fue suspendida, quedando solamente la producción de monedas de cobre de ahí en adelante.

-La tercera moneda es el Kai Yuan Tong Bao original de la Dinastía Tang.


-La primera moneda muestra el primer Kocho-sen elaborado, el Man´nen Tsuho (萬年通宝) que fue emitido en el 760. Esta moneda era cambiada por Wado Kaichin, usualmente al ratio 10:1.

-La segunda moneda muestra el quinto Kocho-sen elaborado, el Jowa Shoho (承和昌宝) que fue emitido en el 835. Cada nueva elaboración de moneda fue reduciendo su tamaño. Esta fue la primera moneda japonesa en la que el nombre de la era (en este caso Jowa) fue grabado.

-La tercera moneda es la última Kocho-sen elaborada. El Kengen Taiho (乾元大宝) que fue emitido en el 958. Esta moneda sufrió deterioros significativos de calidad. Para fortalecer la circulación de las monedas, el gobierno pidió a 80 sacerdotes budistas de 15 templos distintos que rezaran por el uso de las monedas de cobre, pero sus esfuerzos fueron en vano.


Monedas importadas de China en los siglos XII – XVI.


Después de que la acuñación de Kocho-sen fuera suspendida, el uso de monedas con motivo de intercambio pronto declinó y dejó paso a las comodidades como arroz o prendas de seda.

No obstante, el desarrollo de la producción agrícola y la expansión del intercambio comercial a principios del siglo XII disparó la demanda de monedas metálicas que hicieran las transacciones mucho más sencillas.

Para satisfacer esta demanda, un vasto número de monedas chinas fluyó hacia Japón. Estas monedas importadas no tenían valor legal pero circulaban a todo lo largo y ancho del país. El amplio uso de monedas chinas en Japón fue la prueba del tremendamente alto status que estas tenían como moneda común en el Este de Asia. La mayoría de las monedas chinas usadas en Japón provinieron mayormente de la Dinastia Norteña Song (960-1127)(Ej; Huang Song Tong Bao) pero algunas monedas de la Dinastía Ming (1368-1644)(Ej: Yong Le Tong Bao y Hong Wu Tong Bao) también entraron. En aquel momento, muchas monedas eran acuñadas privadamente en China, y Japón importó algunas de esas monedas forjadas.

Como resultado del masivo flujo de monedas chinas de cobre a Japón, su calidad no fue suficiente para satisfacer la creciente demanda de dinero generada por la rápida expansión de las transacciones comerciales y las guerras civiles en los siglos XV y XVI. Para llenar el hueco, el sector privado comenzó a acuñar moneda.

Las monedas chinas genuinamente importadas sufrieron de deformación y desgaste debido a su larga y extensa circulación, y la apariencia de esas malas monedas desencadenó que varios acuñadores privados de China y Japón comenzaran la extendida práctica de seleccionar monedas. A partir del siglo XV la no quería aceptar ciertas monedas por su valor facial y demandó descuentos por su uso. La volatilidad del valor llevó al sistema de pago basado en las monedas de cobre a la confusión.

Para promover la buena circulación de monedas, el shogunato Ashikaga en Kyoto así como numerosos señores feudales intentaron regular la selección de monedas, pero sus intentos no fueron bien.

En el siglo XVI, las unidades de pago diferían entre las regiones del este y del oeste de Japón; mientras que el uso de monedas chinas continuó en el este, el oeste experimentó un súbito cambio en la unidad de pago de la moneda al arroz y posiblemente la razón para este dramático cambio fue la reducción en el suministro de monedas de China durante la década de 1570.

Monedas de cobre chinas tanto genuinas como falsificadas circularon a lo ancho de Japón durante el periodo medieval. Como los poderosos señores feudales comenzaron a desarrollar minas de oro y plata y a acuñar monedas de metales preciosos en el siglo XVI, las monedas de cobre quedaron gradualmente relegadas como medio de cambio.


-La primera moneda muestra un Huang Song Tong Bao (皇宋通宝) de la Dinastía Norteña Song emitida en el 1039.

-La segunda moneda  muestra un Yong Le Tong Bao (永楽通宝) de la Dinastía Ming emitido en el 1408. Esta moneda fue aceptada como una buena moneda, y llevó a los señores feudales del este a adoptarla oficialmente como su standart monetario.

-La tercera moneda muestra un Kajiki-Sen, un ejemplo típico de moneda japonesas acuñada privadamente en imitación de moneda china. La moneda fue nombrada como la ciudad donde se acuñó. Escritos en la cara de la moneda hay 4 caracteres chinos  

武通宝”, la misma inscripción que en la china Hong Wu Tong Bao. En la cara reversa, uno de tres caracteres chinos, -“ka”(), “ji”() or “ki”” – representando el nombre del lugar donde fue acuñada.


Monedas de cobre emitidas por el shogunato Tokugawa en los siglos XVII-XIX.


A principios del siglo XVII, el shogunato Tokugawa (el gobierno central) estableció el “sistema monetario trimetálico” que comprendía monedas de oro, plata y cobre.

Tokugawa Ieyasu (el primer Shogun Tokugawa) nada más alcanzar su supremacía política en 1600, inmediatamente estableció un nuevo sistema nacional monetario basado en los metales preciosos, sometiendo  la caótica mezcla de monedas forjadas e importadas que constituía la moneda doméstica japonesa y puso remedio al desorden.

En el siglo XVII la moneda de cobre era un importante objeto de exportación en Japón. Después de la prohibición del mercadeo internacional bajo la política de aislamiento nacional, adoptada en la década de 1630, el shogunato Tokugawa permitió la producción de monedas de cobre especiales (Nagasaki Boeki-sen) hasta la década de 1680 para satisfacer la fuerte demanda de los mercaderes alemanes. Las monedas imitaban intencionalmente a las chinas porque la exportación de monedas japonesas no era consistente con la política de aislamiento nacional.

En 1636, el shogunato decidió estandarizar la emisión de moneda de cobre nacional y abolir el uso de monedas de cobre importadas o acuñadas de manera privada. Se comenzó a acuñar la nueva moneda de cobre oficial, el Kan´ei Tsuho (寛永通宝) después de un lapso de 700 años.

El Kan´ei Tsuho se acuñaba en zeniza, forjas de cobre autorizadas por el shogunato. Con el incremento del número de zeniza, la unificación de la moneda de cobre nacional a través de la circulación del Kan´ei Tsuho se completó alrededor de la década de 1670. De los tres tipos de monedas, las de cobre fueron usadas mayormente para hacer los pagos diarios en pequeñas denominaciones. Inicialmente, la idea de emitir Kan´ei Tsuho no fue como suplemento a las financias nacionales, sino para asegurar suficiente suministro de monedas a todo Japón.

La política de aislamiento nacional permitió a Japón disfrutar de suficiente orden político así como desarrollo económico y cultural. El Kan´ei Tsuho se emitió de manera continua durante 230 años y su tamaño y forma variaban dependiendo de la región y el periodo porque las acuñaduras eran llevadas por un número de mercaderes locales bajo contrato del gobierno.

Durante el periodo Tokugawa (1603-1867), las monedas de cobre experimentaron dos vueltas de hoja. La primera fue el comienzo del uso de otros materiales además del cobre. Acero y bronce se convirtieron en materiales para monedas debido al decremento de cobre a mediados del siglo XVIII. La segunda fue la introducción de una gran denominación de monedas en añadido a la moneda de un “mon”. A finales del siglo XVIII, un Kan´ei Tsuho de cuatro “mon” hecho de bronce fue añadido, el Tempo Tsuho, una moneda de cobre cien “mon”, fue emitida a mediados del siglo XIX. Aunque estas monedas de gran valor facial eran de calidad reducida debido a su contenido metálico, fueron aceptadas por el público dado que la demanda de monedas crecía constantemente con el desarrollo económico.

Debido a esta significativa diferencia entre el valor facial y material, mucho clanes poderosos intentaron forjar monedas Tempo Tsuho, lo que provocó la emergencia de la caótica circulación de monedas de un “mon”, cuatro “mon” y cien “mon”, incluídas forjadas, durante el colapso del shogunato Tokugawa en la década de 1860.


-La primera moneda es una Nagasaki-Boeki Sen emitida en 1659 en imitación de la moneda de al lado, una Yuan Feng Tong Bao emitida en 1078.


-Esta moneda se llama Hoei Tsuho (宝永通宝) y fue emitida en 1708. Esta fue la primera denominación grande de moneda de cobre. El valor facial de la moneda no está grabado en ella,es de diez “mon”. La inscripción en la cara reversa expresa la esperanza de una circulación eterna de la moneda, pero en contra de los deseos del shogunato, esa moneda fue tan impopular entre la gente, que fue retirada de la circulación en tan solo un año.


-Esta moneda es un Tempo Tsuho天保通宝introducida en 1835. La forma ovalada difiere de otras monedas tradicionales como el Kan´ei Tsuho, de alguna forma recuerda al Koban, una moneda de oro. En la cara reversa, la marca de acuñadura “Kinza” , ha sido grabada indicando donde fue acuñada. Los dos caracteres chinos “Tou Hyaku” (當百) muestran que el valor de la moneda son cien “mon”.Los materiales usados en esta moneda únicamente valían cinco “mons” y medio.


 

Lista de monedas de cobre acuñadas oficialmente


 

PROCESO DE ACUÑADO.


 

ÁRBOL DE MONEDAS RECIÉN SALIDO DEL MOLDE.


 

 

                                  

 

                                                       Texto de: Fernando Estébanez García.

                                                                               orion6023@hotmail.com