SAN-DOU-NO-HANSHI (三道の藩士) EL “DIOS DEL KENDO” (剣道の神様) NAKAYAMA HAKUDO

 

 

Se podrían escribir libros sobre Nakayama Hakudo, y en efecto, se han escrito, pero lamentablemente pocos en nuestro idioma. Por ello mi misión en este pequeño trabajo no es la de dar cátedra ni expresar opiniones categóricas sobre este personaje, sino mas bien acercarlo al gran público dentro de las artes marciales. Pues bien, este iaidoka, jodoka y exkendoka se ha planteado dar a conocer detalles de la persona que nos unió a todos, que abarco con maestría las tres artes y marcó un antes y un después tanto en la historia del Kendo, como el Iaido, como el Jodo.

Nakayama Otsuyoshi (mas tarde conocido como Nakayama Hakudo) (中山乙吉) nace en 1873 en Imae en la ciudad de Komatsu, en la prefectura de Ishikawa, como octavo hijo del cabeza de familia del clan Maeda: Nakayama Gennosho.

Cuando tenía 8 años su familia se desplazó a Nakacho, en Toyama, donde abrieron un pequeño restaurante de Yakitori. Cerca del restaurante se encontraba una gran posada, donde Nakayama entro a trabajar en las cocinas a la edad de 8 años. Fue uno de los gerentes del local: Takazawa Toyoshi, quien le presionó para que empezara a entrenar en el camino de la katana. De esta manera, cuando cumplió 11 años entró en el dojo de Saito Michinori, para practicar la escuela Yamaguchi Ha Itto Ryu. También fue a esta edad cuando empezó a estudiar caligrafía en la escuela elemental y más tarde en la superior.

 

Nakayama era un buen discípulo de la escuela de kenjutsu que estudiaba, y era feliz con ella, hasta que una visita transformo su visión del Budo, fue un hombre llamado Hosoda Kenzo, perteneciente a la escuela Shinto Munen Ryu kenjutsu, que en aquel momento regentaba Negishi Shingoro.

A causa de esto, el joven Nakayama se encontró perdido, viajando por Japón, intentando desarrollar al máximo su kendo y su kenjutsu, hasta que a la edad de 18 años es aceptado como miembro de la susodicha Shinto Munen Ryu kenjutsu. Entrenaba muy duro, sólo dormía 4 horas al día, y fue este entrenamiento tan arduo el que le valió el nombre de “Hakudo”. Nakayama Hakudo entrenaba muy duro Kendo, se colgaba piedras de las caderas para bajar su centro de gravedad e invento unas “getta” (sandalias japonesas) sin uno de los apoyos para practicar eficientemente suri ashi .

 

 En 1906 la Dai Nippon Butokusai organizó un torneo de Kendo, donde derrotó a escuelas como la Hokushin Itto Ryu. Su carrera se disparó desde este momento, y a los 27 años se le concedió el Menkyo Kaiden de Shinto Munen Ryu, con el cargo de próximo cabeza de familia. Para asentar este título decidió casarse con la hija del actual Soke, del cual hemos hablado antes: Negishi Shigoro. A partir de aquí sucedieron una serie de contrariedades entre la familia Shigoro y el propio Nakayama, quizás el punto determinante de la tensión fue cuando en 1912 se le eligió para regentar la Dai Nippon Tenkoku Kendo Kata, es decir algo que influiría directamente en las actuales Kendo no Kata. Aquí hubo una serie de desavenencias y Nakayama decidió volver a su familia y 

fundar un dojo en Masagocho.

 A partir de aquí, Nakayama, con su aprendizaje finalizado en Shinto Munen Ryu, decidió estudiar diversos Koryu para mejorar sus habilidades en Kendo y Kenjutsu, desde entonces estudió las escuelas Itto Shoden Muto Ryu, Ono ha Itto Ryu, Hokushin Itto Ryu, (Toda) Buko Ryu, Nen Ryu, Shinkage Ryu, Musashi Enmei Ryu, Jigen Ryu, Ichiden Ryu, y Ooki-Isshin Ryu.

Sin embargo, hubo dos escuelas en sus viajes que le marcaron profundamente, hasta el punto de depender de ellas para el resto de su vida. Se tratan de Shinto Muso Ryu jojutsu y Muso Jikiden Eishin Ryu iaijutsu.

En 1912 Nakayama Hakudo empezó a estudiar bajo las ordenes de Uchida Ryogoro, Shihan Menkyo Kaiden de Shinto Muso Ryu jojutsu , y fundador de Uchida Ryu tanjojutsu (escuela de bastón corto asociada al anterior koryu de “jo”).

Sobre esta ecuela Nakayama Hakudo dijo:

“Desde que empecé a estudiar bajo las órdenes de Uchida Ryogoro Shihan, empecé a entender el lado Ura del Kendo (lado oculto). He aprendido a sostener el Jo, el movimiento de los pies y otras técnicas fundamentales. En mi trabajo de Kendo yo introduzco, practico y utilizo estas técnicas. Este aprendizaje me ha ayudado mucho. Creo que Shinto Muso Ryu jojutsu es un tesoro viviente”.

 

Efectivamente gracias al estudio de Shinto Muso Ryu, Nakayama Hakudo pudo profundizar sobre varios conceptos que le eran muy útiles para el kendo. Desde movimientos concretos como el Tai atari o el maki otoshi, hasta puntos mas generales e importantes como es el estudio del ma ai. Esto último es posible gracias a que en la escuela se trabajan diversas armas que emplean,a su vez, distintas distancias: Kenjutsu(odachi-kodachi), Jojutsu, Tanjojutsu, Juttejutsu, Kusarigamajutsu.

La otra escuela antigua o Koryu que le marcó de por vida, es como hemos dicho Muso Jikiden Eishin Ryu iaijutsu. Esta escuela le fué introducida por Itagaki Taisuke, un antiguo vasallo del feudo de Tosa y estudiante de Oe Masamichi sensei (17º Soke). En una primera instancia, Nakayama Hakudo acudió al Hombu dojo en Kochi para estudiar con el propio Oe Masamichi, pero este no le aceptó como uno de sus discípulos. Debido a esto siguió estudiando con los sempai de la escuela, hasta que le fué presentado Hosokawa Yoshimasa, supuesto heredero de la rama Shimomura de Muso Jikiden Eishin Ryu, también llamado en esta rama Muso Shinden Eishin Ryu. Gracias a Muso Jikiden Eishin Ryu ya sea de rama Tamimura o Shimomura Nakayama Hakudo comprendió un nuevo ma ai, el de la katana envainada. Efectivamente Nakayama Hakudo sabía donde ir a buscar koryu, al antiguo feudo de Satsuma, donde residía el clan Kuroda de Shinto Muso Ryu, y al antiguo feudo de Tosa, donde residía el clan Yamauchi o Yamanouchi, de Muso Jikiden Eishin Ryu. Hago referencia a esto porque en las cronicas históricas hay multiples referencias a que posiblemente estos dos feudos sean los que tenían los samurai mas peligrosos y aguerridos, por lo que es obvio que Nakayama Hakudo se interesara por ellos.

 

Con el tiempo, Nakayama Hakudo recibiría Menkyo Kaiden de ambos Koryu, lo cual le otorgaba la completa transmisión del Ryu. Gracias a todos estos conocimientos se le concedió el grado de Hanshi tanto en Kendo, Iaido y Jodo. Otra forma en que aprovecho sus conocimientos fué colaborar en la creación del Gunto Soho ( 軍刀操法) , una compilación de técnicas para la escuela militar de sable Toyama Ryu.

En 1930 el Butokukai de Kyoto le pidió a Nakayama Hakudo que hiciese un Embu (demostración) de sus escuelas de iai. Sin embargo, aunque en enseñanza recibió la máxima titulación, en documento nunca llegó a recibir nada, ya que hay que entender que Muso Jikiden Eishin Ryu era una escuela exclusiva del feudo de Tosa con sede en Kochi. Debido a estos acontecimientos, Nakayama Hakudo optó por reinventar las escuelas antiguas creando su propia escuela, un gendai budo con bases de koryu: Muso Shinden Ryu, intentando mantener las enseñanzas de la rama Shimomura de Eishin Ryu.

A todo esto Nakayama Hakudo nunca dejó de lado el kendo, seguia entrenandolo al más alto nivel, para mantener su titulo de “Dios del Kendo”, prueba de ello es que sobre estos años ayudó a Noma Seiji en la contrucción y desarrollo del Noma Dojo, para muchos una de las cunas del kendo actual, y proyecto de universidad de Budo en la época, donde se podían practicar diversos Koryu, además de kendo. Nakayama Hakudo pudo ver e intervenir en la creación del kendo moderno desde el gekiken antiguo, hasta tal punto que llegó a demostrar kendo y kendo no kata en una audiencia ante el Emperador HiroHito.

Nakayama Hakudo vivió lmomentos difíciles de la 2º Guerra Mundial, que tanto afectaron a las personas y al budo, y finalmente murió en 1958, dejando tras de si un gran legado.

Nakayama Hakudo, considerado “El Dios del Kendo” es un ejemplo a seguir en los actuales tiempos en los que muchas veces las envidias, el dinero, los grados, las federaciones, y demas cosas ajenas al budo empobrecen la práctica marcial.

  Nakayama Hakudo amaba el kendo, pero estaba convencido que para entenderlo mejor era necesario entrenar Iaido, Jodo, diversos Koryu y diversas armas, es decir, estaba convencido que la excelencia llegaba mediante la práctica constante y el continuo aprendizaje sin fin a lo largo de la vida, de muchas cosas, cosas siempre productivas y enriquecedoras, tanto para el espiritu marcial, como para la vida misma.

 

 

Trabajo realizado gracias a los aportes de mis diversos maestros de budo y a los articulos publicados por Jeffrey Karinja: practicante de kendo, iaido, jodo y otros koryu, residente en Tokyo (Japón).

 

  

       Texto de: Marcos A. Sala Ivars. Licenciado/doctorando en Historia del Arte.

 

 23- Octubre- 2011.