KOSHIRAE EN VENTA. PIEZAS DISPONIBLES.

 

 

 

 

Exquisito Koshirae de raden del periodo Edo. Pieza excepcional en calidad y belleza.

 

 Longitud total: 103 cm.

Longitud de la saya: 75,2 cm.

Longitud de la tsuka: 24,4 cm.

Longitud del tsunagi (hoja de madera): 72 cm, nagasa.

 

Descripción:

 

 Sublime y exquisisto koshirae del periodo Edo, 1700-1800, que destaca por la excepcional calidad y el refinamiento de sus materiales, todos ellos de gran lujo y especial belleza.

 

 El koshirae esta formado por una tsuka de gran calidad, con un precioso trabajo de tsukamaki en estilo moro tsumami maki, en seda de color turquesa sobre same de calidad superior y con unos muy delicados menuki de motivos de león oriental, shishii de gran calidad artística. El conjunto de de fuchi y kashira siguen el mismo patrón decorativo animal del shishi, todos ellos trabajados en día la cobre refinado y oro, de la más elevada calidad, siendo además trabajo de Omori Teruhide 大森英秀 (1730-1798), uno de los maestros más reputados de Kodugu y destacado maestro de la escuela Omori.

 

 La saya es una pieza muy especial y de enorme belleza y destreza técnica en su manufactura. Está completamente realizada en raden de la mayor calidad y riqueza, desde el koikuchi hasta el kojiri, que se remata en una pieza de hierro con motivo de dragón volador tombo .

 

El Raden, es una técnica decorativa japonesa tradicional que consiste en la colocación de madre perla, nácar de concha, en diferentes objetos, para otorgarles un preciosista acabado de elevado refinamiento y gran lujo.

En el caso del nihonto, espada japonesa, su utilización queda prácticamente limitada a la saya, bien sea de forma sutil con pequeños insertos dispersos, cubriendo zonas determinadas o en los casos más extraordinarios las saya completamente cubiertas del noble material, tal es el caso de este conjunto. Un trabajo de calidad en raden, requiere una enorme pericia que sólo los maestros japoneses especializados adquieren tras muchos años de aprendizaje y minucioso estudio que deriva en los resultados de más alto nivel. El nácar es obviamente el material estrella en esta técnica, siendo el apropiado y de mejor calidad el de la ostra de la perla, los abalones y otras especies de valvas estratiformes y el de determinadas caracolas de conchas de turbante. Su calidad natural, brillo y especialmente sus tornasoladas tonalidades en tonos verdes, azules y violáceos confieren unos matices inalcanzables en belleza y plasticidad tal y como queda presente en el trabajo plasmado en esta saya.

 

  La tsuba que monta este koshirae, es otro ejemplo de pieza de calidad excepcional en sí misma, realizada igualmente en día la como los menuki y el conjunto de fuchi kashira.  Es una tsuba para daito de calidad sobresaliente y exquisita decoración de nubes y dragón, tsuba que aparece en el libro "Japanese Swords Guards" como ejemplo sobresaliente y paradigmático  del trabajo decorativo por medio de la técnica tatakiribori de grabado del metal que emula las pinceladas de un pincel que se desliza por el papel con variantes en el grosor y la profundidad que confiere un bello efecto de claroscuro, técnica muy propia y muy característico de la escuela Shonai.

 

 Además del registro de la tsuba en el mencionado libro, el conjunto de kodogu, menuki y fuchi kashira, aparece reflejado como ejemplo significativo de calidad y belleza, en la revista RdM, "Revista de Museología", Nº 65 del año 2016, en alusión a las piezas destacadas de armas japonesas en las colecciones españolas.

 

 Se completa el conjunto con sageo en seda turquesa a juego con la tsuka. Incluye tsunagi, hoja de madera a medida y bolsa de conservación y transporte.

 

 Un koshirae de calidad excepcional e inmensa belleza e importancia por su refinamiento y la importancia de las piezas que lo conforman. Ideal para vestir hoja o para exposición de forma independiente.

 

Precio:  Consultar.

 

 


Magnifico koshirae tipo Keibatachikoshirae o Kurabe Uma, del periodo Edo.

 

Longitud total: 110 cm.

Longitud de la saya: 82 cm.

Longitud de la tsuka: 28 cm.

Longitud del tsunagi (hoja de madera): 75 cm, nagasa.

 

Descripción:

 

 Excelente koshirae de finales del periodo Edo, 1800-1900, que destaca por su inusual tipología conocida como Keibatachikoshirae o Kurabe Una no tachi, y que se caracteriza por el ensanchamiento progresivo que se produce en la saya en la zona del kojiri. Esta tipología estaba directamente relacionada con el koshirae de gala que portaban los yabusame, jinetes arqueros, por lo que es una montura eminentemente de uso ecuestre y por norma de dimensiones más propias de wakizashi, aunque no obstante existen ejemplos de gran formato como este y concebidos para portar a pie, el ejemplo más paradigmático de esta tipología es un daisho de inmensa belleza que se conserva en el tesoro del santuario de Itsukushima.

 

 El koshirae esta formado por una tsuka de gran calidad con la característica curvatura morozori de tachi, bastante acentuada en este caso, con un precioso trabajo de tsukamaki en seda color marfil sobre same y con menuki de motivos de dragón de gran tamaño y calidad artística. El conjunto de de fuchi y kashira siguen el mismo patrón decorativo vegetal que el koiguchi de la saya y que la tsuba, que es una arquetípica pieza de tachi mokko gata con espacio en forma de pétalo de loto entre cada lóbulo.

 

 La saya es una pieza de especial forma por el mencionado ensanchamiento en forma de pico de pato que se produce en la zona del kojiri. Está realizada en urushi rojo brillante en dos tercios y otro en urushi mate marrón jaspeado con urushi negro. Para rematar la saya incluye un sirizaya, forro moderno en pelo animal artificial que rememora los tachi vistos en los periodos Heian y Kamakura de tipo cola de tigre y zorro y que otorga al conjunto un aspecto imponente y realmente bello. El sageo en seda marfil a juego con la tsuka, es también moderno. Incluye tsunagi, hoja de madera a medida.

 

 Sin duda se trata de una montura excelente para cualquier hoja que no posea koshirae y que quiera ser debidamente completada. Por su rareza y belleza es una pieza magnífica para ser expuesta.

 

Precio:  700 Euros.

 

      j


Aikuchi koshirae. Periodo Edo.

 

 

                                                                   Próximamente.