Pintura de Shibata Zeshin.

 

Precio: 4.500 EUR.

 

 

Tipo:   Kakejiku,   pintura  original  montada  sobre  rollo  de  seda  con montura   en  colmillo   de  elefante   finamente   decorada   con   motivos grabados.

 

 Periodo:  Finales  del  periodo  Edo. Siglo  XIX,  1807-1891.

 

 Características  técnicas:   Pintura    montada  en  rollo  de  seda  kakejiku, dimensiones   181  cm largo  x  40  cm ancho. 

Autor/Firma:  Shibata  Zeshin. 

 

Descripción: Pintura   sobre   papel,   montada   en   un   rollo  tradicional   kakejiku típicamente    japones,  de  finales  del  periodo  Edo,  Siglo  XIX,  momento  en el   que  desarrolla  su  obra  uno  de  los  artistas  con  más  carácter  y reconocimiento  de  la  historia  de  Japón  por  su  dominio  y  maestría  en múltiples  artes  siendo  considerado  el  mejor  maestro  de  laca  y  makie  de todos   los   tiempos,   Shibata   Zeshin,  un   auténtico   “hombre   del renacimiento”. La  obra  representa  una  original  imagen  de  sutil  y  suave    colorido  muy característico  del  artista,  de  una  tetera  en  claro  tributo  a  una  de  las  artes que  practicaba  y  dominaba  el  maestro, la  ceremonia  del  té.

 

Shibata  Zeshin.

 

Shibata  Zeshin  nació  en  Edo  en  el  año  1807.  Fue  hijo  de  un  escultor  y primer  aprendiz  del  maestro  lacador  de  Koma  Kansai  II.  Poco  tiempo después,  en  1822,  comenzó  su  formación  como  pintor  bajo  la  tutela  del maestro  Suzuki  Nanrei.

 

Tras  un  breve  tiempo,  buscaría  nuevos  desafios  y  se  trasladaría  a  Kyoto, donde  estudió  con  el  artista  Shijō  Okamoto  Toyohiko  para  algunos  años después instalarse  en Edo,  la  actual  Tokyo. 

 

 A  parte  de  ser  un  brillante  y  experto  lacador,  su  obra  destacaría  por  sus bellos  grabados    y  sensacionales  pinturas,  ya  que  la  faceta  de  pintor  es otra  por  la  que  destaca  como  artista  de  inmenso  talento.  Como  ejemplo  de artista  paradigmático  maestro  de  múltiples  disciplinas,  Zeshin  también escribiiría  haiku  y  practicaría  con gran devoción la  ceremonia  del  té. 

 

 Como  lacador,  Zeshin  se  distinguió  introduciendo  varias  innovaciones tanto  en  técnica  como  en  composición.  En  la  década  de  1830  comenzó  a experimentar  un  método  que  permitió  aplicar  laca  sobre  un  material flexible  como  el  papel  y  la  seda,  dando  como  resultado  sus  famosas pinturas  de  laca  o  urushi-e,  la  mayoría  de  las  cuales  se  produjeron  en sus últimos  años.

 

 Zeshin  participó  como  representante  oficial  de  Japón  en  exposiciones internacionales  en  Viena  en  1875,  en  Filadelfia  en  1876  y  en  París.  Se convirtiría  en  pintor  de  la  corte  en  1890.

 

Para  muchos  críticos,  desde  un  punto  de  vista  artístico  Zeshin  es  el  mejor de  los  artistas  de  los  últimos  siglos  de  Japón  y  uno  de  los  más  grandes  de todos  los  tiempos,  un  pionero  y  un  revolucionario  que  sin  dejar  de  lado las  técnicas  y  los  orígenes  del  arte  nipones,  introdujo  el  arte  de  su  país  en la  modernidad  asumiendo  los  retos  que  el  arte  occidental  imponía  en  un periodo  histórico  bastante  convulso. 

 

 Murió  en  1891  y  su  hijo  mayor  Reisai  continuaría  el  negocio  de  la  laca de  la  familia, pero  nunca  alcanzaría  las cotas de  maestría  de  su  padre.

 

  Actualmente  es  incontestable  su  reinado  como  el  mejor  maestro  lacador de  la  historia,  sus  trabajos  de  makie  en  diferentes  piezas,  inro,  jubako, suzuri  bako…  son  inmensamente  cotizados  con  valores  de  varios  cientos de  miles  de  dolares.  En  similar  medida  ocurre  con  sus  pinturas  y grabados,  muy  apreciados  por  su  inmensa  calidad  artística.  Un  artista que  no  pueden  faltar  en el  haber  de  toda  colección  que  se  precie.

 

 


Ukiyoe de Los 47 Rônin. Chûsingura.(Ref/ UK1)

No disponible.

Ukiyoe. Escena lucha samurai. (Ref/ UK2.)

No disponible.

¡¡NOVEDAD!!

Ukiyoe. Samurai. (Ref/ UK3.)

 

Ukiyoe UK3:  PRECIO:  400 Euros, envío incluido.

 

 

 Se trata de un grabado original del periodo Edo, entre los años 1800-1850, que representa la figura de un samurai a caballo en plena lucha. Es una representación de gran dinamismo, cargada de tensión psicológica ya que recoge a la perfección el instante de la acción de defensa en el choque de las dos armas, y que se refleja en el rostro del samurai.

 

 Por la iconografía, la figura se relaciona con el célebre Minamoto no Yoshitsune, posiblemente defendiéndose de una ataque del también muy célebre Benkei, pues el arma con la que se representa a éste último en múltiples ocasiones es el kanabo como el que aparece en el grabado.

 

 Su estado de conservación es muy bueno, sin roturas, desgastes ni agujeros de gusano o polilla del papel. El enmarcado que se ha realizado es en acabado de bambú, sobrio y muy acorde estéticamente, técnicamente se ha realizado el "emparedado" por presión  entre dos cristales, por lo que la lámina se puede ver también por su reverso y lo más importante, queda perfectamente preservada sin temor al deteriro por acidez de fondos decorativos tipo paassepartout.

 

Dimensiones:

Marco: 52,5 x 41 cm

Grabado: 37 x 25,5 cm